G-Drums taller de luthería

 

Cada pieza, cada paso, cada detalle, diferencian un instrumento de una pieza única de luthier.

 

Cuando un baterista contacta con nosotros para elaborar su instrumento, comenzamos olvidándonos de la estética por completo e intentamos definir con palabras, cosa a veces muy complicada, el sonido que busca el músico y el estilo al que dedicará su caja. De esa conversación hacemos la selección de la madera que utilizaremos.

 

La madera es lo más importante, es lo que va a definir la base del sonido, es el alma de la caja.

 

Cada madera tiene diferentes cualidades respecto al sonido. Dependiendo de densidad y porosidad de la madera escogida, esta absorberá o rebotará la vibración de la columna de aire que se encuentra entre los parches, emitiendo un sonido con más o menos sustain, pegada, armónico y volumen.

 

Los herrajes darán mucho matices al sonido que emite la madera, y el acabado final tiene que mostrar la calidad de materiales que se han utilizado en cada caja y tienen que atraer las miradas de cualquiera que la vea.

 

Nuestras cajas están elaboradas según las preferencias y criterios de cada baterista.

No hay modelos en serie. No hay dos iguales. Son piezas únicas.

 

Nuestro objetivo es que cada baterista que lleve una G-Drums hable bien de nuestro trabajo y esté orgulloso de su instrumento.